¿QUIERES VER DÍAS BUENOS?

A pesar del GASOLINAZO y de la inminente toma de posesión del presidente del país del norte ¿Quiéres ver días buenos?

#GOLDENMONDAY A tod@s quienes desean ver días buenos, les invitamos a observar lo que Dios nos enseña al respecto. Es impresionante la exactitud con la que el Señor lo expresa en la Primera Carta de Pedro capítulo 3 y los párrafos 9 al 12:
“…9 y no devuelvan mal por mal, ni maldición por maldición. Al contrario, bendigan, pues ustedes fueron llamados para recibir bendición. 10 Porque: «El que quiera amar la vida Y llegar a ver días buenos, debe refrenar su lengua del mal, Y sus labios no deben mentir… 11 Debe apartarse del mal y hacer el bien, buscar la paz, y seguirla. 12 Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos están atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está en contra de los que hacen el mal.»
Es mucho lo que podemos aprender de estos breves párrafos, pero centrándonos en el punto que hoy nos ocupa, en el párrafo 10, podemos aprender que debemos detener nuestra lengua del mal. Es abrumadora la cantidad de mensajes, noticias y memes que se reciben en estos días que sólo destacan lo malo, y por el fenómeno tan sencillo del “copy-paste” de pronto nos encontramos reproduciendo lo malo, y no sólo en medios electrónicos sino al platicar con l@s compañer@s de trabajo, amig@s y parientes. Refrena quiere decir detén tu lengua para no hablar lo malo, no nos hagamos voceros de todo tipo de calamidades y despropósitos. Y un punto más: No mientas. Es tan fácil mentir, que la mayoría de las personas, sea cual sea su nivel de estudios o condición socio-económica, acostumbra mentir de manera cotidiana. Miente el esposo a su esposa, los padres a los hijos, los hijos a sus padres, maestros y compañeros, mienten los gobernantes, legisladores, comerciantes, consumidores, magnates y pordioseros. Es muy fácil mentir, pero si queremos ver días buenos, DEJEMOS DE HABLAR LO MALO Y DEJEMOS DE MENTIR, y tendremos por consecuencia asegurada por el único que nunca miente, la poderosa realidad de ver días muy buenos.
¡Buenos y felices días para tod@s! MHE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *