COMO UNA MALA BROMA

Como tod@s sabemos, el próximo domingo 30 de Abril, se celebra en México “EL DÍA DEL NIÑO” que por cierto sobrevivió al sexenio foxista como tal y milagrosamente no se cambió por “El día de las chiquillas y los chiquillos” y en épocas más recientes por lo que podría llamarse “El día del niño y de la niña que quieren seguir siendo niño y niña, ó el de la niña que era niño pero ya no, y el de l@s niñ@s que no tienen la menor idea de lo que está pasando a su alrededor…” Así pues, el día de ayer en algunos diarios se publicó una nota con aires de triunfo consignando que en 10 años desde que se despenalizó el aborto en la ahora CDMX, no ha habido ninguna muerte entre las mujeres de cualquier edad que iban a ser mamás. Y como digo con un aire triunfalista se destaca que se han realizado en estos 10 años de aborto legal, 176 mil 109 procedimientos exitosos que acabaron con las prácticas clandestinas y las muertes que ello implicaba. Si así lo vemos, felicidades a nuestras atrocidades, digo autoridades y legisladores, pero por otro lado, en el marco de “El Día del Niño” estamos viendo que se interrumpió el desarrollo y la vida de 176 mil 109 personas, aquí en nuestra ciudad, mexicanos en su mayoría, que nunca tuvieron oportunidad de llegar a ser niñ@s, ni de salir al mundo exterior con vida, porque hubo quienes decidieron impedirlo sea cual fuere la causa para hacerlo. Entonces, y en el ámbito del imaginario posible cambio de nombre a la próxima celebración infantil, podríamos proponer que de ahora en adelante se llame “El Día de l@s Niñ@s que No fueron abortad@s” para quienes serán los besos, los juguetes, los pasteles, las pelotas, los caramelos, los parques, los columpios, los festejos y todos los regalitos, y que todos los que sí fueron desechados, que a nivel mundial suman cientos de millones se les recuerde el “Día de los Santos Inocentes”, y que se añada al nombre de esa conmemoración una leyenda que diga: “Masacrados y Abortados” para honrar la memoria de ambos grupos de mártires, uno de hace dos mil años cruelmente masacrados en el intento de privar de la vida en sus primeros días a Jesús de Nazaret y el otro, que día a día se incrementa de manera por demás cruel, y como sugerencia a las autoridades de salud respectivas, les proponemos respetuosamente que con el certificado extendido por el procedimiento legal (si es que lo otorgan), se añada un “Diploma de Herodes honorario” para quienes por toda su vida cargarán la culpa y la tristeza de haber tomado una pésima decisión, pero legal… A no ser que se arrepientan de todo corazón y se pongan a cuentas con Dios (el Único y Verdadero) quien en su infinita misericordia l@s quiere perdonar porque la ira que todo pecado le provoca, la descargó sobre Jesús su unigénito en la Cruz del Calvario, y así otorgarles como lo ha hecho con cada un@ de l@s que hemos reconocido nuestra maldad en cualquier aspecto, una nueva vida en la que puedan volver a la inocencia y por Cristo, nuevamente seamos… Como Niños.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *