“Lo que Vale la pena Planear”

#GOLDENMONDAY Como ya va haciéndose costumbre, haciéndoles llegar este breve comentario para un lunes especial ya avanzada la tarde…
Acabamos de festejar a los niños y niñas, y como suele suceder en todo festejo, los preparativos se hacen con mucha anticipación y los eventos son demasiado breves, pasan fugazmente y a veces consideramos si valió la pena “tanto brinco estando el suelo tan parejo”. Ahora ya se están cocinando los regalos y los desayunos, comidas y cenas para las mamás, y seguramente como todos los demás, también los eventos serán muy breves aunque en cierta medida importantes, y digo en cierta medida porque alguna vez mi mamá nos dijo que prefería nuestra obediencia diaria que un regalo una vez al año. Pero lo que sí vale la pena planear y preparar con la mayor antelación posible, es nuestra eternidad con Dios. Y no hay que esperar a que nuestro organismo esté por colapsar para advertirla y disfrutar los preparativos. Día con día, podemos ir “abonando” y no hablo de dinero, (aunque también) en pro de nuestra transición exitosa de este mundo tangible a aquél que nos espera porque aun sin ser conscientes de ello, Dios puso eternidad en cada un@ de nosotros, y esta se pasa con Él, o apartados de Él. Jesucristo mismo nos asegura, a quienes hemos decidido seguirle y quienes le habrán de seguir por nuestro estilo de vida y consejo, que está preparando un lugar para cada un@ de nosotros donde Él está. Es cierto, a veces parece demasiado distante y por lo mismo tendemos a desechar el tema de nuestro frenético deambular por la vida que consideramos moderna, dinámica al extremo y cada vez menos apegada a lo espiritual. Sin embargo, es lo único que vale la pena planear desde ahora. Querid@ Amig@, si te gusta prepararte para las fiestas, prepárate para la fiesta de tu encuentro con el Dios vivo y verdadero, desde hoy que estás leyendo, puede suceder en cualquier momento. No necesitas estar enfermo, o tener un accidente, o que Estados Unidos bombardee a Korea del Norte o viceversa, porque nuestra vida está en las manos de Dios y él es quien ha determinado nuestra “fecha de caducidad”. Ilusiónate con lo que Dios se ilusiona y vive preparando ese feliz encuentro entre tú y tu creador. Y te aseguro que ese festejo durará por toda la eternidad. Mientras no dejes de felicitar a Mamá, a los Maestros, luego a los papás, y a quienes festejen sus días.

“En la casa de mi Padre hay muchos aposentos. Si así no fuera, ya les hubiera dicho. Así que voy a preparar lugar para ustedes.
Y si me voy y les preparo lugar, vendré otra vez, y los llevaré conmigo, para que donde yo esté, también ustedes estén.”
Juan 14:2 y 3
¡¡Feliz y Bendecida semana tengan Tod@s!!! MHE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *