“LA CONTINGENCIA”

#GOLDENMONDAY_MHE

“LA CONTINGENCIA”

Por: J Danilo Ovando R

Ayer domingo 21 se levantó la contingencia que prevaleció por 7 días consecutivos en la CDMX, y en ese marco, el de la contingencia ambiental por la pésima calidad del aire imperante, la responsable de la Secretaria del medio Ambiente de la ciudad, publicó triunfante una imagen de cielos azules echando las campanas al vuelo para afirmar que…
“Gracias a las políticas ambientales que se llevan a cabo, la #CDMX ha dejado de ubicarse como una de las urbes más contaminadas del país”…
No deberíamos extrañarnos de que haya quienes a lo malo llaman bueno y a lo bueno malo, de hecho Dios lo advierte repetidamente en su palabra y el tema lo incluye en una lista de “Ayes” que hablan de lo nefasto de lo señalado en cada tema.
Así que si no queremos pasar por “torpes y ciegos”, aunque ostentemos alguna posición de jerarquía, tenemos que llamar las cosas como son, y por eso Dios nos enseña a hacerlo de manera veraz.
Pero ya pasó la contingencia, esperemos que la mejor -que no buena- calidad del aire dure algunos días. Ahora, ¿qué podríamos aprender de todo esto? (Esto lo escribo al son de una marimba callejera que va alegrando con sus sones el vecindario y que de puerta en puerta busca algo para su sustento… ¡lástima! ya se fueron). Lo que me enseña esta quita y pone de la contingencia, es que a veces las circunstancias se nos echan encima provocando preocupación, a veces temor, pero por un momento reflexión sobre aquello que hemos hecho mal o equivocadamente, y por un momento surge en nosotros el deseo de cambiarlo y hacer las cosas bien, pero cuando la contingencia es levantada, todo vuelve a la normalidad y aquello que estábamos haciendo mal que provoca ese momento de opresión y oscuridad, lo volvemos a hacer sabiendo que eventualmente la contingencia se va a levantar, y aquél momento de conciencia express pasa rápidamente y volvemos a aquello malo que hacemos y que decimos que no lo es. Ahora bien, si queremos erradicar para siempre aquello que motiva los tiempos de contingencia en nuestra vida, es oportuno aprovechar la invitación que Dios nos hace en su palabra y así olvidarnos de las contingencias para siempre:

“El Señor dice:
Vengan ahora, y pongamos las cosas en claro. Si sus pecados son como la grana, se pondrán blancos como la nieve. Si son rojos como el carmesí, se pondrán blancos como la lana. Si ustedes quieren y me hacen caso, comerán de lo mejor de la tierra;…” (Isaías 1. 18 y 19 RVC)

Así que la opción es nuestra, Dios está dispuesto, Jesús pagó el precio y está en nosotros decidir si salimos para siempre de las contingencias o seguimos llamando a lo malo bueno.
¡Feliz y bendecida Semana tengan tod@s! MHE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *