“Cuando tu vida son sólo Seis años”

#GOLDENMONDAY_MHE  otra vez será Tuesday…

CUANDO TU VIDA SON SÓLO 6 AÑOS

Por: Jorge Danilo Ovando R

Hoy leí una nota del periódico que me hizo reflexionar sobre el tema.

Resulta que el lunes 11 temprano, ocurrió en nuestro país, un terrible accidente carretero, en el que un transporte de carga al que supuestamente le fallaron los frenos, se impactó contra dos vehículos particulares causando la muerte de una mujer y un niño de tan sólo 6 años.

Uno de mis nietos tiene esa edad, y no me imagino que de repente su vida se viera truncada por una fatalidad semejante. Es tan alegre, vivaz, travieso, tierno, genuino, cariñoso, inteligente, platicador, cantador, bailador y bueno, qué tantas otras virtudes y cualidades no podría decir de él. Y no sólo porque lo amo con todo mi corazón, sino porque al hacerlo ni exagero ni digo mentira alguna, y es muy probable que l@s abuel@s del pequeño fallecido pudieran decir lo mismo o más de su nietecito.

¿En que consiste la vida de un pequeño de 6? En una situación familiar convencional en la ciudad, en sus rutinas diarias de despertarse, ir al baño a desaguar e ir a mover a papá o a mamá para que le preparen su desayuno, con o sin éxito. En vestirse con la ropita de ayer si no está sucia, en lavarse la cara y peinarse si va a ir a su escuelita o para quedarse en casa haciendo alguna tarea pendiente de ayer o plantarse por horas hipnotizándose con la tv o los videojuegos en los que él es el malo y barre con sus adversarios, sea con fichas multicolores o con balas virtuales, para luego ser amonestado por tanto tiempo frente y tan cerca del televisor o pantalla, y ser llamado a desayunar cuando finalmente papá o mamá alcancen el pulso necesario para poder romper la inercia que los mantiene horizontales y levantarse a prepararse su primer café. En el campo sé o por lo menso pienso que sería muy diferente. Allá quizás tendría que hacer alguna labor en favor de las aves o los borregos de sus padres, ir a ordeñar la vaca o levantar alguna gallina para traer a la casa un par de blanquillos para el desayuno. Vestido con la misma ropa de hace varios días porque no hay mucha. Sin lavar su carita o sin peinarse porque ahí no hay glamour alguno ni quien se fije en ello, echando al comal las tortillas o sacando al perro para que haga sus necesidades afuera, pero por modesta la vivienda, ahí también hay televisor aunque no haya videojuegos.

Entiendo que son dos realidades supuestas y habrá muchas otras diferentes a lo planteado, sin embargo, el tiempo, la sencillez y las ilusiones de un chico de 6, podría pensarse serán las mismas sólo matizadas por su entorno cultural, económico y familiar.

¿Qué idea tendrían de la vida, de su futuro, de Dios? ¿Habrán tenido que enfrentar alguna tragedia familiar o la perdida de un ser querido?¿habrán sufrido la pérdida de su hogar por el divorcio de sus padres o simplemente a su padre no lo conocieron jamás? ¿Qué tantas ilusiones alcanzadas tendrían, qué tan felices habrán vivido sus 6 años? ¿Cómo habría sido la vida con sus hermanos, tíos, primos? Habrán salido a corretear una pelota con ell@s o al parque a los columpios, o de vacaciones con sus papás?

Ante estas preguntas sólo queda especular a distancia cómo habrá sido la vida de ese pequeño que sólo vivió sus 6 añitos, y rogarle al Señor que mitigue el dolor de aquellos que valoraban su vida, su sonrisa y su candor.

Y nosotros, los que ya pasamos por esa edad y la hemos rebasado en 10, 20, 30, 40, 50 o casi 60 años como es mi caso, ¿qué haríamos si supiéramos que a nuestra vida le restaran sólo 6 años para disfrutarla, apreciarla y aprovecharla porque con un propósito es que estamos aquí?

Me imagino, que no permitiríamos ni un día desperdiciado, ni un día de enojo, rencor o amargura; ni un día de pereza, fastidio o mal humor. Hoy, tan sólo faltan 110 días para que finalice este 2017, así que te invito a que no permitas que termine sin haberte ocupado de hacer lo que querías hacer, de esforzarte cada día para lograr lo que anhelas, de amar a cada persona a tu lado proponiéndote ser útil y gentil con tod@s ell@s, y no esperar a que empiece el 2018 para iniciar aquello que habías planeado años atrás.

Hoy quiero honrar la vida de ese pequeño cuya vida me inspiró a esta reflexión, ni siquiera sé su nombre, posiblemente lo publiquen después. Bendigo a Dios por haberle dado la vida y esos 6 añitos, y por haberlo recogido a sí mismo, ya que de ellos es el Reino de los Cielos, y porque sé que ese pequeño ya está en su presencia y lo que sé de allí, es que lo que hay son delicias para siempre y plenitud de gozo, exactamente lo que todo niño debe disfrutar. Este pequeño ya está ahí, junto con todos los demás que fallecen a edad temprana gozando de la plenitud de Dios: Ahora, esos seis años que siguen, los querrías vivir con o sin Dios, lo pregunto porque de ellos depende que sea cuando sea que seamos llamados a su presencia podamos permanecer ahí y disfrutar los que nuestro pequeño amigo desconocido ya conoce y disfrutará para siempre.

¡Feliz y bendecida Semana tengan Tod@s! MHE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *