#LOQDVERDADIMPORTA

#LOQDVERDADIMPORTA

Por: J. Danilo Ovando R.

Hace un par de días, el martes 19 de Septiembre de 2017, nos disponíamos a celebrar como cada año, el cumpleaños, en esta ocasión, el #32 de nuestro hijo David, quien nació ese día de 1985 apenas unas horas antes del sismo de 8.1 grados que según un recuento del periódico El Universal de la misma fecha del año 2011, provocó que 53 mil 385 edificios sufrieran daños, 757 edificios colapsaran y que la pérdida material sumara 41 mil 30 millones de pesos… ¡Qué vergüenza que un sólo gobernador corrupto de nuestros días podría pagar 3 o 4 eventos similares con su desmedido afecto por lo ajeno!, pero eso es otro tema, peor de lamentable que el que hoy me ocupa.

Así las cosas, ése, mi hijo que llegó 8 años después que su hermana y 11 de su hermano mayor, y fuera de lo que a lo largo de esos 8 años habíamos considerado que 2 sería el número de hijos que tendríamos, llegó como respuesta a un anhelo de mi corazón que había estado guardado por el mismo tiempo, y que hasta ese punto nunca había platicado con Tere pensando que ya éramos una familia establecida de manera convencional con “la parejita” que a tantos padres ilusiona tener, pero que el Señor (Dios) conocía, porque él mismo lo había puesto en mí. Y bueno, ya he dado cuenta en algunas ocasiones de lo sucedido antes y después de su nacimiento, porque la fecha se hizo memorable desgraciadamente por la pérdida que el evento de ese día provocó en muchas familias y en todo México.

Ahora, se trataba del cumpleaños # 32, y tendríamos una celebración en familia, con pastel de Sanborn’s (nuestro favorito, no el de mi hijo) y un delicioso budín azteca que iba a preparar mi mujer. Como cada martes, me levanté antes de las 7 a.m. para sacar la basura orgánica, dado que para evitar el abultado tránsito de niños y padres de familia que pasan cerca de las 8 a.m. para la escuela primaria que queda en el esquina, el camión pasa a veces antes de las 7 y a veces unos minutos después. Luego de eso, habitualmente y así fue ese día, esperé que llegara la señora que nos ayuda con labores de limpieza de la casa y que dicho sea de paso es nuestra hermana en la fe. A eso de las 7.50 am, llegó y luego de recibirla me dispuse a revisar los mensajes rezagados del día anterior y a hacer labores de internet para luego bajar a desayunar con Tere mi mujer.

Así lo hicimos y luego de un rato, nos quedamos en el comedor comentando el plan del día y Tere se disponía a ir al “súper”, y habíamos acordado que la merienda para celebrar a David sería a las 7.30 pm para dar oportunidad de que yo regresara del Instituto Cristo Para las Naciones de México, (CNM) de una clase en la que funjo como suplente de la maestra titular y que es de 6 a 7 p.m.

A punto de salir Tere, sentimos los primeros movimientos del sismo, la alerta sísmica comenzó a sonar luego de unos momentos de que éste había iniciado. ¡No era posible, el mismo día que el de hacía 32 años! De inmediato Tere llamó a la Sra. Toñita que se encontraba en la planta alta haciendo su trabajo, para que bajara y se reuniera con nosotros para salir de la casa de inmediato. La lámpara de la sala se mecía de un lado al otro con tanta fuerza, que los focos de tipo ahorrador con forma de vela, golpeaban el techo y cedían ante el repetido golpeteo contra él. Tere me instaba a salir de la casa, pero yo no podía avanzar porque el movimiento ya era tan fuerte que me regresaba sobre mi eje y no alcanzaba la manija de la puerta para poder salir. Luego de instantes muy intensos salimos a la calle y nos sumamos a tod@s l@s vecin@s que ya habían hecho lo propio y se encontraban cada uno frente a su casa acompañados por los miembros de sus respectivas familias.

Si habitualmente los padres de familia pasan frente a nuestra casa con cierta premura a la hora de entregar a sus hijos sea en auto o a pie, en esta ocasión casi volaban de regreso a la escuela para retirarl@s del plantel. Permanecimos hasta que terminó el temblor a la puerta de la casa y luego volvimos a entrar para continuar tratando de comunicarnos con nuestros hijos, a quienes supuestamente veríamos más tarde para el pastel de David sin lograrlo hasta más de una hora después. Nos preocupaba de manera particular nuestra hija y sus dos pequeñas que viven en un cuarto piso que sería sumamente difícil para ellas salir de prisa, la mayor tiene 2 años y la pequeña sólo mes y medio de edad.

Finalmente Tere se pudo comunicar con ella, y para nuestra tranquilidad, Sandy le platicó que ella y nuestro yerno, habían acudido al Sanatorio Durango para recibir los resultados de una evaluación ortopédica de la bebé Dámaris, y que el temblor había iniciado cuando ellos salían del edificio en cuestión sin la menor consecuencia negativa.

Luego pudimos hablar con David y con nuestro hijo mayor, que se llama igual que yo. Gracias a Dios, todos bien; impactados por lo acontecido pero bien gracias a Dios.

Luego del temblor, acordamos con ellos que vendrían a la casa más temprano. Mi hija con su esposo e hijas vendrían directamente desde el Sanatorio en taxi, dado que no les permitieron sacar su auto del estacionamiento de ese edificio mientras protección civil hacía una revisión del mismo. Tardaron casi 3 horas en llegar por el caos vial que provocó el sismo. Mi hijo mayor prefirió quedarse en su casa con su familia dada la complicación de las vialidades y nuestro celebrado llegó con el mayor de sus hijos dado que los otros dos pequeños y su esposa se encuentran de visita en casa de sus suegros desde el nacimiento del más pequeño de ellos hasta la fecha.

Entretanto, enderezamos los cuadros que habían bailado al son del sismo, recogimos algunos adornos que salieron volando de su lugar habitual y al tratar de abrir la puerta de la oficina que tengo en casa me percaté de que estaba bloqueada con lo que supuse sería un librero colocado a un lado que seguramente había caído por el temblor. Así que cuando llegó David, le pregunté si se animaría a entrar por la ventana de la oficina ubicada en la planta alta y que da hacia el frente de la casa al espacio para guardar nuestro auto. Intrépido como yo era también a su edad, me dijo que sí, y me ayudó a bajar una escalera larga que estaba en la azotea. La colocamos en posición, la sujetamos con una cuerda de la parte superior para evitar que se fuera a ladear y David subió hasta la altura del ventanal que tenía las dos ventanas y la ventila cerradas, pero haciendo presión sobre una de ellas la logró abrir. Debo comentar que al interior junto a la ventana hay muebles y racks que dificultaban ese tipo de acceso. Bajó David e hicimos un segundo movimiento para rectificar la posición de la escalera ya directamente hacia la hoja de la ventana abierta y subió nuevamente para introducir su no muy esbelta humanidad y ya adentro, brincar hacia el único espacio libre que es el del sillón de mi escritorio. Una vez ahí sacó un par de fotografías y se dió a la tarea de hacer a un lado todo lo que cayó del librero atravesado para poder finalmente levantarlo y abrirme la puerta para que yo pudiera entrar a recoger todo y volver a ponerlo en su lugar.

No hubo ni pastel ni budín azteca, mi hija con su familia y David con su pequeño Samu se quedaron a dormir dado que en sus respectivos domicilios no había suministro de energía eléctrica y existía la posibilidad de algún  movimiento de réplica. Ya luego en los medios explicaron que el tipo de movimiento que ocurrió no es de los que las producen. Qué bueno.

Así que luego de este evento y recordando la ocurrido el día del 85 en el que nació David, la tragedia que siguió a este 19 de Septiembre, y días anteriores en nuestro país, me lleva a invitar a quienes hayan aceptado el reto de leer ésto, a reflexionar sobre #LOQDVERDADIMPORTA

A las más de 50 personas que han rescatado de entre los escombros con vida hasta el momento de escribir este relato, y a las más de 200 que se han encontrado sin vida en todo el país, las han sacado sin más que lo puesto, todo lo demás se quedó entre los escombros y lo inservible. ¿Y acaso podremos con ello reflexionar que #LOQDVERDADIMPORTA es la vida y que ninguna otra cosa es suficientemente importante como para invertirla en lo que no perdura? ¿Será que lo que Dios nos enseña en su palabra encuentra su debida aplicación cuando nos instruye: “No acumulen ustedes tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corroen, y donde los ladrones minan y hurtan. Por el contrario, acumulen tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido corroen, y donde los ladrones no minan ni hurtan…” Y podríamos añadir: donde no hay terremotos que les tiren sus edificios encima o los huracanes arrasen con pueblos y villas enteras, o donde impostores se hagan pasar por supervisores de protección civil y atraquen a los que confiadamente les permiten el acceso a sus dañadas viviendas. Y concluye nuestro Señor diciendo …“Pues donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”?  Mateo 6. 19 al 21.

Querid@ Amig@, ¿dónde está tu corazón? ¿Cuál es tu más preciado tesoro? Hoy Dios reitera su petición: Hijo mío, entrégame tu corazón, y no apartes la mirada de mis caminos.  Proverbios 23:26 RVC

#LOQDVERDADIMPORTA no lo podemos sacar de esta tierra, tenemos que traerlo puesto cuando seamos llamados a la presencia del Señor y eso es la salvación que sólo se obtiene cuando decidimos ser hij@s de Dios y vivir de acuerdo a sus palabras. Como dijo el entonces candidato a la presidencia de México “¡Hoy! ¡Hoy! ¡Hoy!” ¡Hoy Es el día de salvación, recibe a Jesús por la fe en tu corazón y házle Señor de tu vida y deja de una vez por todas todo aquél lastre de manías, rencores y maldades que te pueden impedir disfrutar el regalo de Dios: La vida eterna, que es #LOQDVERDADIMPORTA

Nuestra celebración del cumpleaños de David concluyó cuando juntos, en familia, tomamos un tiempo para alabar al Señor y darle gracias por nuestra vida y la de David, y para rogar por todos aquellos atrapados que tuvieran la oportunidad de vivir, y por su consuelo a las familias de los que fallecieron y para que todos en México prestemos atención y vivamos por y para #LOQDVERDADIMPORTA .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *