VIVIENDO AL REVÉS

VIVIENDO AL REVÉS

Por. J: Danilo Ovando R.

Hace unos días, para ser preciso el Domingo 25 de Febrero 2018,  tuve la oportunidad de compartir un mensaje con este mismo título en Manantial Hogar Espiritual, Grupo de Personas cristianas que cada domingo se reúnen para alabar a Dios, escuchar una enseñanza de la Biblia y convivir sana y brevemente. Haciendo alusión a unos párrafos de la Biblia en los que Dios mismo nos advierte del peligro de vivir conforme a los lineamientos de este mundo cuyo fin es el extravío total del buen propósito que Él tiene para la vida de cada un@ de nosotros. Y dado que “sigue la mata dando” con eventos y situaciones que apuntan en el mismo sentido, me sentí motivado a referir algunas otras situaciones de nuestra vida como Mexicanos que pienso, nos conciernen a tod@s porque a tod@s nos afectan.

El motivo gráfico que utilizaré para ilustrar este pensamiento, es la trágica fotografía publicada en todo el mundo de nuestra Bandera Nacional, la más hermosa del mundo, colocada al revés para su izamiento durante el festejo del pasado 24 de Febrero, día en el que tod@s l@s mexican@s celebramos precisamente “El Día de Nuestra Bandera”.                                                                          Imagen tomada de Internet D.A.R.

En la ceremonia oficial celebrada en el Campo Marte de esta Ciudad de México, encabezada o diría yo “descabezada” por nuestro Presidente saliente,  ante el asombro de tod@s los medios nacionales e internacionales representados en el acto, poco a poco se fue desplegando el enorme lienzo tricolor de 50 m x 28 m que hace lucir a todos los militares encargados de acompañar su despliegue y a quienes desde la plataforma encabezan la ceremonia, como pequeños playmobil de una maqueta monumental.

Y así, mientras recorría su trayecto en el mástil de 100 m de altura, se pudo observar que nuestro Lábaro Patrio se había colocado al revés, con la cabeza del águila de nuestro Escudo Nacional hacia abajo. Momentos después, nuestro Símbolo Patrio fue bajado y retirado por lo que estuvo ausente en la celebración Número 197 desde su presentación Oficial el 24 de Febrero de 1821.

No podríamos encontrar un símbolo más ilustrativo para este comentario que lo antes referido.

Un nuevo motivo para escribir un poco al respecto, fue la misma frase que incluyó en su artículo del 5 de Marzo 2018, el columnista de Excélsior Francisco Zea, que habló sobre la “Autonomía de La UNAM”, lo cual me llenó de alegría porque al respecto estoy convencido que desde que estuve en dicha institución en la década de los años 70 del siglo pasado (qué viejo estoy), me parecía inverosímil que se aludiera la Autonomía como un factor de extraterritorialidad, al pretender y lo más escandaloso, que aún los gobiernos local y federal nunca hayan o por lo menos que yo recuerde, puesto los puntos sobre las íes, para poner un alto a lo que podríamos llamar guarida de malvivientes que siempre han confundido la libertad de pensamiento y de expresión, con el vandalismo y una conducta sediciosa y apátrida solapados por la rectoría en turno y por l@s delegad@s que uno a uno se han hecho de la vista gorda con el pretexto de lo que yo llamo “Autonomía Vaticana”, que pretende que C.U. sea un estado ajeno a la Ciudad de México y por ende intocable e inaccesible por sus autoridades, como lo es el Estado Vaticano dentro de la Ciudad de Roma en Italia, territorio de 44 hectáreas concedido a la Iglesia Católica por Benito Mussolini primer ministro del Reino de Italia en el año de 1929.

Pretender que el campus o dicho de otra manera, los terrenos que ocupa una universidad por autónoma que sea queden al margen de la acción de las autoridades competentes o incompetentes de un estado, resulta incomprensible y fuera de todo ordenamiento legal. Eso es Vivir al Revés.

Pretender que el Estado instruya a nuestros hijos sobre su sexualidad a edad temprana para motivarlos a aprender una ideología de género, en la que las diferencias entre un sexo y otro, son simplemente resultado de los prejuicios de la sociedad, es del todo perverso. Salvo únicas excepciones, tanto la vida humana como la animal y la vegetal en este planeta, está definida entre dos sexos, el masculino y el femenino, que son complementarios y que en su unión forman nuevos seres, humanos, animales y vegetales según su especie. Tratar de ignorar un principio de vida que nos ha dado la opción de existir, es sencillamente Vivir Al Revés.

También es Vivir al Revés, mostrar tanta preocupación por l@s niñ@s que mueren de hambre en todo el mundo, o por la violencia producto de guerras, limpiezas étnicas, extremismo religioso, etc… que de ninguna manera pienso que no sea correcto o necesario, pero porqué desechar pequeños humanos en formación dentro del vientre de sus madres con el argumento de que no son humanos aún, y desecharlos por millones tanto en países desarrollados como en los llamados del tercer mundo. Éso es Vivir al Revés.

Y por último, también lo es vivir sin la conciencia de la existencia de Dios, en donde el ser humano se ubica en la posición de creador de sí mismo y de todo lo que le rodea, sin darse cuenta que somos hechura de Dios y que nuestra vida no es un accidente genético sino un designio perfectamente establecido por aquél que es El dador de Vida, y que dicho sea de paso, es quien tiene en su mano y bajo su absoluta autoridad, hasta el aire que respiramos y quien determina nuestra fecha de caducidad.              Éso es Vivir al Revés.

¿Queremos Vivir al Derecho? Sólo considerando la oferta de vida de Dios en Jesucristo lo podemos lograr.                                               Por su atención, Gracias.

1 thought on “VIVIENDO AL REVÉS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *